“…Biodiversity is to Colombia, what oil is to Saudi Arabia…”

Cuenca Alta Río Mocoa (Putumayo, Colombia)

Cuenca Alta Río Mocoa (Putumayo, Colombia)

El profesor Edward O. Wilson, un Entomólogo y Biólogo de la Universidad de Harvard en EEUU, hizo esta afirmación. Resulta paradójico pensar que una persona de otro país es la que tiene tal visión de nuestra riqueza en biodiversidad. Desafortunadamente, son muy pocos los colombianos que comparten el punto de vista del profesor Wilson. Lo anterior va desde muchos funcionarios del alto gobierno colombiano, hasta las personas que viven en las regiones en los diferentes territorios.

¿Que podemos hacer para que no sigamos sustituyendo miles de hectáreas de bosques con la más alta biodiversidad por potreros con pastos para el ganado, o por monocultivos de especies transgénicas? ¿Que podemos hacer para que no se siga arrasando la flora y fauna emblemática de los bosques y ecosistemas de nuestro país? ¿Que podemos hacer para que el gobierno colombiano no privilegie la minería por sobre los programas de conservación que tiene el país?. En una sola pregunta: ¿Que podemos hacer para que los colombianos valoremos más nuestra biodiversidad?

Las anteriores no son preguntas fáciles de responder, más aún en un país que por siglos lleva destruyendo su mayor riqueza natural: sus bosques. Vale cuestionarse frente al hecho de como será de rica la naturaleza de nuestro país, que pese a todos los esfuerzos por destruirla, todavía seguimos siendo una potencia en biodiversidad.

Vale la pena valerse de la reflexión del profesor Wilson para intentar al menos hacer una reflexión sobre dichas preguntas. Arabia Saudita es uno de los mayores países productores y exportadores de petróleo. Uno de los líderes de la OPEP, y uno de los países que mayor respeto se ha ganado por parte de occidente, precisamente por ser una potencia en materia petrolera. Podríamos decir que los árabes “se comen el cuento” de la riqueza que tienen en petróleo.

Para comenzar, nosotros como colombianos tenemos que comernos el cuento como país, de que somos una potencia en materia de biodiversidad. No podemos seguir manejando en el lenguaje agropecuario la palabra: “mejoras”, cuando nos referimos al bosque tumbado. Tenemos que cambiar la “cauchera” por los binóculos, cuando hemos de observar nuestras aves. Tenemos que sentir aprecio por nuestra gastronomía, las flores y follajes nativas, tenemos que sentirnos orgullosos de nuestra riqueza. Pero para eso tenemos que cambiar muchas costumbres que tenemos enraizadas por años.

Resultaría ridículo pensar que los árabes van a quemar su petróleo en lugar de exportarlo. Pero para nosotros si resulta común quemar los bosques para establecer potreros. Hasta tanto como colombianos no pensemos que esto es un despropósito, no podrá comenzar el cambio como sociedad que nos lleve a sentirnos orgullosos de que somos una potencia en biodiversidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colombia, Recursos Naturales, Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s